¿dije algo malo?


mándalo por mail



acuérdate de mí­ (en los dí­as de tu juventud)(?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Uno. A un bróder, el buen P., cuando no pasaba de los seis años, un primo mucho mayor se lo sentaba en las piernas. Poco a poco, lo subía hasta tenerlo sobre el pito, por encima del pantalón. Le metía la lengua a la boca. Un día, pero el recuerdo es muy borroso, cuando el primo fue ganando imprudencia, lo hizo masturbarlo o algo parecido. Otros primos veían lo que podían, con el solo testimonio de la televisión encendida. J. es, en parte, argentino. En un viaje (tenía diez años no sé si bien puestos) a un pueblito casi pastoral de por allá, él y sus primos, mayores también, estuvieron simplemente acariciándose. Todos lo hacemos. Al rato, los primos lo amarraron a una estacota, hicieron lo que quisieron y lo dejaron ahí. Ya se me borró (me lo contó en una peda) la historia de cómo le hizo para regresar a su casa. Un güey, cuyo nombre no diré pero que hoy es de un alucinante fanatismo, me pidió hace siglos (yo me quedaba a dormir con su hermano) que me bajara el cierre del mameluco. Después, que le acariciara la verga. La verdad es que poco recuerdo de lo que siguió, tal vez algún ruido, la llamada a mi casa y el regreso, semidormido, a la colonia Roma en medio de la noche.

Dos. Estas anécdotas tal vez repulsivas en muy poco se parecen a l’amour nommé socratique. En su enciclopedia el querido Voltaire, acaso sin comprender la diferencia, se pregunta cómo es posible que ese “vicio destructor del género humano” pudiera hacerse tan general, mas lo traiciona la encantadora cita de unos versos de Ovidio: Citraque juventam / aetatis breve ver et primos carpere flores: recoger las flores primeras, que anuncian la juventud... Pero no. Esto no es la irrupción horrible de un adulto en el sexo infantil. El poeta Luis Antonio de Villena establece claras las distancias: éste es un amor dulce, sapiente; el amor del adulto que ama a un joven, a un muchacho. (La edad, obviamente, importa. Hay un epigrama de Meleagro, traducido por L.A. de V., que comienza así: “Durante un sueño nocturno, Eros llevó bajo mi colcha / a un muchacho de dieciocho años, vestido de clámide. / Mas yo, juntando mi pecho a su delicada piel, alcancé sólo vacías esperanzas.” Villena habla incluso de los 14 años...) Este adulto busca ver y darle forma a un símbolo, que no es lo mismo que a un emblema (porque éste es inmóvil y no tiene voz ni voto): busca un ser con razón y criterio propio: una relación así es libre, consentida, clara. “Es más –dice Villena–, la claridad, la luz, la iluminada franqueza social, sería un factor de mayor cuidado y protección al más joven. Si hay una relación erótica y humana que no lleve en sí el germen de la sordidez es ésta, pues se cimienta en la camaradería y en la enseñanza”: Catulo juega con el jovencísimo Licinio a hacer endecasílabos en su tablillas (poema L) y le suplica que no se ponga raro cuando reciba sus versos. Este adulto busca, también, al muchacho que puede inmovilizarlo en la juventud perdida: en los poemas de Umar Kayyam y Chiasoddin Muhammad, llamado Hafiz de Chiraz, esa inmovilidad –antes de que se acabe esta puta vida– está en el saki, el chavito que los embriagaba mientras propalaba su hermosura. La juventud está fija ahí, e igual la dicha: el Buonarroti, en un soneto, escribió de uno de estos muchachos: poi che negli occhi hai tutto ’l paradiso, porque en los ojos llevas entero el paraíso; y el joven comprende y se enorgullece de ser el portador de todo eso: Tu stai sul prato come un dio in esiglio / sta sulla terra, dice Umberto Saba: estás sobre el prado como un dios en exilio estaría sobre la tierra. El joven será, también, sexo cómplice, “sin barroquismos ni lacerías indostánicos”. En su poema Two Loves lord Alfred Douglas (después destinatario de la carta más cabrona de la historia: De profundis de Wilde), escribió un verso: I am the Love that dare not speak its name: soy el amor que no se atreve a decir su nombre. Wilde guardó un silencio valiente o resignado durante prácticamente todo el proceso (por “gross indecency”) que iba a terminar con él en el tambo de Reading. Pero cuando le preguntaron cuál era el amor que no se atreve a decir su nombre, respondió, entre otras cosas: “Ese amor, en este siglo, es un afecto hondo y espiritual tan puro como perfecto. Inspira y colma grandes obras de arte, como son las de Miguel Ángel y Shakespug. No hay nada en la Naturaleza en contra de ello. Y no se le comprende en este siglo, y por eso lo llaman el amor que no se atreve a decir su nombre, y por eso estoy donde estoy en este momento. Es intelectual y existe repetidamente entre los hombres maduros y los jóvenes cuando el hombre tiene inteligencia y el joven tiene toda la alegría, la esperanza y el encanto de la vida por delante.”

Tres. ¿Y entonces qué? No mucho. Inútil sugerir que esas dos formas lleven nombres distintos (pa como vamos, “pederastia” va a ser la palabra del lustro). Se puede tal vez, en palabras que no sé si le robé a Villena, desear un pequeño paraíso para esos cazadores del fugitivo instante y para los Licinios y los sakis y los dioses exiliados: un agosto nuevo y soleadas estaciones en la playa; agua fresca y (pero es pedir demasiado) un orbe en donde se pueda vivir.

[el título de esta columna era
la flor de los muchachos]


19 comments

  1. Anonymous lydia cacho 

    ¿los mamelucos tienen cierre?

  2. Blogger Der Phönix: Vogel des Feuers 

    1. El otro día platicaba con A., sexóloga, sobre la pedofilia que ella considera una "práctica infame". No voy a discutir el asunto ético porque no es el lugar, pero me llamó la atención que muchos de sus admirados escritores, filósofos y demás, entran en la categoría de "pedófilos" (¿pos no que está contra la práctica y contra las personas que la practican? o nomás no le caen bien algunos? Luego le pregunto...)

    2. Úchale! en De Profundis Wilde destila amargura por doquier. Conmueve el patetismo y los "aullidos" a su ex amante Lord Douglas. Hace unos día fui con L. a ver una obrita en "homenaje" a Wilde. ¿Te imaginas al ruiseñor (sí, ese de "El ruiseñor y la rosa") encarnado por un joven y bello efebo que se contorsiona con botas con plataforma y body blancos?

    3. En "Juntandos mis pasos", Nandino tiene una expresión muy bonita para explicar su preferencia por los más jovenes que él: le gustaba "darles la ternura". Le desagradaba cuando empezaban a tener vello, je!

    4. Todo este choro nomás pa expresar que da gusto que se pueda volver a comentar, digo.

    Abrazos.

    Sergio.

  3. Anonymous gabofilia 

    incluso con cierto rigor de por medio no hay forma dentender por qué lo retacharon.

    lo cabrón es que, después de todo, el tabú de la perpetuación de la especie sigue presente --sólo las relaciones questán en el margen de la edad reproductiva son aceptables. sorprende que reboten este texto después de haber celebrado la aprobación de la ley de sociedades de convivencia. no me atrevo a decir que es un caso de censura, porque quizá fue más el miedo de una persona y no la presión de todo un aparato. de cualquier forma habría que notar que él, como encargado, responde a nombre de la empresa.

    intenta el texto de la gerontofilia, o bien, de cualquiera de estas parafilias. a ver cuántos pegan.

    y rólate una primita, no seas marro!

  4. Blogger Der Phönix: Vogel des Feuers 

    por cierto, allá en mi bló está una traducción que hice del alemán. Se trata de un poemita de Celan. Por si quieres echarle un ojo.

  5. Blogger alonso ruvalcaba 

    quién sabe a qué se haya debido. yo, más que a otra cosa, lo atribuyo al primer párrafo.

    y fénix, sí me imagino al mocosillo en botas de plataforma y body.

    uy.

    ps. gabo: opto por la oculofilia en plan g.s., si es que me entiendes...

  6. Anonymous ninja timbales 

    yo la inventé wey! (poing). con esa parafilia se antoja un animalito así.

    pk andaba diciendo cosas similares al mismo tiempo, viste?

  7. Blogger gabriel l.v. 

    y la primita wey!

  8. Anonymous pk 

    ¿apoco te cayó la censura progresista de la jornada, querido alón? (mira que no sería sorpresa) está bueno el texto, desde esas partes tan tuyas (un güey, cuyo nombre no diré pero que hoy es de un alucinante fanatismo, me pidió hace siglos (yo me quedaba a dormir con su hermano) que me bajara el cierre del mameluco. Después, que le acariciara la verga. La verdad es que poco recuerdo de lo que siguió, tal vez algún ruido, la llamada a mi casa y el regreso, semidormido, a la colonia Roma en medio de la noche.) pasando por villena y meleagro, “Durante un sueño nocturno, Eros llevó bajo mi colcha / a un muchacho de dieciocho años, vestido de clámide. / Mas yo, juntando mi pecho a su delicada piel, alcancé sólo vacías esperanzas.” (sabes, intenté guglear el poema pa’ leerlo entero, y nada. pero apareció este blog, muy “ad hoc”); por catulo:

    vine después a casa, mi Licinio,
    ardiendo por tu ingenio y tu belleza
    no sé: intenté cenar pero no pude
    no sé: intenté dormir pero no pude
    no hallaba paz estaba como loco
    la cama era pequeña chiquitita
    daba vueltas, te digo, estaba loco
    me cansé entonces (con los brazos muertos
    junto a mí que también estaba muerto)

    (está muy buena esta acotación: “y el joven comprende y se enorgullece de ser el portador de todo eso: Tu stai sul prato come un dio in esiglio / sta sulla terra, dice Umberto Saba: estás sobre el prado como un dios en exilio estaría sobre la tierra. El joven será, también, sexo cómplice”) hasta wilde, chingá, por qué no, y claro esa gran respuesta: “ese amor, en este siglo, es un afecto hondo y espiritual tan puro como perfecto. Inspira y colma grandes obras de arte, como son las de Miguel Ángel y Shakespug. No hay nada en la Naturaleza en contra de ello. Y no se le comprende en este siglo, y por eso lo llaman el amor que no se atreve a decir su nombre, y por eso estoy donde estoy en este momento. Es intelectual y existe repetidamente entre los hombres maduros y los jóvenes cuando el hombre tiene inteligencia y el joven tiene toda la alegría, la esperanza y el encanto de la vida por delante.”...

    puro maricón en la construcción de eso que hemos llamado belleza.

    y nada, además de un abrazo, date una vuelta por aquí, que, cosa curiosa, hoy hemos tocado un tema común.

    otro abrazo

  9. Anonymous arturo 

    Alón:

    A estas alturas del partido, me pareció excesiva la respuesta del periódico. Quién sabe, empero, si pueda existir un trasfondo que nos queda velado.

    ¿Alguien podría decir dónde es que debe trazarse la línea que escinda -total, limpia, inobjetablemente- lo aceptable de lo inaceptable en el terreno del amor a los menores? Yo no me atrevería, sobre todo cuando -apañándome frases ajenas- confieso que he vivido.

    Me llama la atención el comentario de pk: "puro maricón en la construcción de eso que hemos llamado belleza". Aún cuando insostenible -sobradas muestras hay de la belleza nacida del pensamiento heterosexual- no deja de ser atrayente el aserto. ¿Qué clase de don es el otorgado a quien preferirá a sus compañeros de género? ¿Un regalo, un castigo, una oportunidad?

    Toda una posibilidad para pensar. Veamos si la aprovechamos.

    Un abrazo, buen Alón. Otro más, para el resto de los amigos.

  10. Blogger Adrián Santuario 

    Ejemplo Ilustrísimo de la historia de un Hombre [inteligente] y un joven [con toda la alegría, la esperanza y el encanto de la vida por delante]



    En la Biblioteca Central, quinto piso:

    Paul Strathern, en su libro "Newton y la gravedad" (búsquenlo: QC16 N7 S7718), escribe que Fatio de Duillier era un joven matemático suizo que había conocido al filósofo y matemático alemán Leibniz y al físico holandés Huygens. Sobre el tema que nos ocupa anota:

    "Fatio le cayó bien a Newton de inmediato, y en poco tiempo se había establecido entre ellos un estrecho vínculo emocional. Newton incluso comenzó a hacer generosas referencias a Fatio en sus artículos científicos, en reconocimiento a los retazos de información que Fatio le proporcionaba (lo cual era ya de por sí un gran honor, sin duda). Newton buscó alojamiento cerca de Fatio mientras estaba en Londres, y éste incluso le sugirió que abandonase sus habitaciones en Cambridge y se instalase en Londres. Según Richard S. Westfall, el gran biógrafo moderno de Newton, su relación con Fatio ‘fue la experiencia más profunda que tuvo en su vida adulta’. Cuando estaban separados, se intercambiaban cartas de intenso contenido."

    "Enamorarse (a pesar de que él no tuviera ni idea de que eso era lo que le había sucedido) le dio a Newton, que por entonces contaba con 48 años, fuerzas renovadas."

    Por su parte, Jane Jakeman, en su libro "Newton" (QC16 N7 J3518), escribe:

    En una carta a su hermano Fatio comentaba: 'Las razones por las que no me casaré probablemente durarán tanto como mi vida', refiriéndose quizás a su relación con Newton.
    Sobre la correspondencia que mantuvieron anota:
    "Las cartas de Newton demuestran unos sentimientos que parecen ir más allá del mero interés por alentar a un joven y prometedor científico.
    "Parece que Newton estaba profundamente enamorado y encantado con la admiración que le profesaba el joven, demasiado insustancial para resultar una amenaza intelectual, en comparación con científicos como Hooke, con quien Newton se había enfrentado. Ambos tenían un interés común por la alquimia, pero Fatio pudo hablar de ello en público, un tema sobre el que Newton prefería ser discreto, quizás por temor al ridículo."

  11. Blogger Max Power 

    Muerte en Venecia

  12. Blogger pk 

    qué tal!, ese dato de adrián está padrísimo. cheedo!

    y no, arturo, de veras mi comentario no tiene tal contundencia ni pretensión, pues refiere a los ejemplos que ha puesto alón en su post.

    (qué buen, alón, que ya cambiaste la platilla de los comentos, porque así sí puedo comentar)

    abrax

  13. Anonymous arturo 

    Leyendo el más que interesante comentario de Adrián, me acordé de la mujer que un día se acercó a Camille Saint-Säens para interpelarle: "¿es verdad, señor, que es usted homosexual?" y que, como respuesta obtuvo un "¡por supuesto que no, señora! Soy pederasta".

    Digo: cada cosa en su lugar.

    Buenísimo eso de Newton; averiguaré algo al respecto.

    Y, lugar obligado, ¿qué decir de Adriano y su Antínoo amado?

  14. Blogger alonso ruvalcaba 

    argh, olvidé el libro donde viene el epigrama ese del muchacho. debería estár en la antología palatina pero revisé on line todo el libro 5 (el de amor) y no está ahí; tal vez en el de la musa de los muchachos (musa puerilis), que es el 12, pero no lo hallé en internet. (tampoco lo busqué taaanto.) me llamó la atención que a.alatorre no lo ponga en la sección de tradición clásica de su libro sobre sueños eróticos en el siglo de oro porque obviamente resuena en el famoso soneto de quevedo:

    a fugitivas sombras doy abrazos;
    en los sueños se cansa el alma mía;
    paso luchando a solas noche y día
    con un trasgo que traigo entre mis brazos.
    cuando le quiero más ceñir con lazos,
    y viendo mi sudor, se me desvía,
    vuelvo con nueva fuerza a mi porfía,
    y temas con amor me hacen pedazos.
    voyme a vengar en una imagen vana
    que no se aparta de los ojos míos;
    búrlame, y de burlarme corre ufana.
    empiézola a seguir, fáltanme bríos;
    y como de alcanzarla tengo gana,
    hago correr tras ella el llanto en ríos.

    [la primera versión del soneto se parece todavía más. en fin.]

  15. Blogger alonso ruvalcaba 

    dinos cosas de adriano y antinoo, arturo, sé que quieres hacerlo!

  16. Blogger reinito a.k.a brayan 

    p*tos la jornada
    but it is a prick ly subject

  17. Blogger Señorita MasTurbaciöN 

    ashhhhh
    claro que lo mamelucos tienen cierre
    algunos botones
    son más prácticos

    dicen que uno lucha contra los demonios que le destruyen
    ¿será?
    yo creo que a veces es mejor no luchar, no atormentarse por nada
    es mejor disfrutar
    o no sé, igual me detestan las mujeres abusadas por pederastas
    pero pues ni modo....
    así es el mundo
    lleno de preferencias sexuales diversas....
    perversiones para muchos
    para otros disfrute

    uno de mis maestros era pederasta
    lo encerraron y en la carta que dirigió a los padres de familia dijo: sólo les doy amor

    le gustaban los niños de 8 y 10 años
    era maestro del 5to A de renombrada escuela, pero el escándalo se tapo con money para los afectados

    saludos

  18. Anonymous arturo 

    ¿Qué decir de Adriano y Antínoo, Alonso? ¿Qué, que no sea una repetición de ideas manidas y gastadas?

    Quizá un recuerdo. Uno que construí un día en que buscaba algo sobre el más griego de los emperadores romanos. El texto decía algo así como "amó con torpe amor a Antínoo". Recuerdo que comencé a preguntarme en dónde era que residía esa torpeza: ¿acaso en la devoción que llevó al monarca a convertirle en el ser humano del que más estatuas se esculpieron? ¿O en esa convicción definitiva que le condujo a erigirle en el último de los dioses del vastísimo panteón latino? Más amores torpes, concluí, tendrían que hacernos falta.

    Tomo ahora a Yourcenar -era inevitable, Alonso. Lo sabías desde cuando me invitaste a opinar-quien sostiene en sus Memorias de Adriano:

    "...si cada parcela de un cuerpo se llena para nosotros de tantas significaciones trastornadoras como los rasgos de un rostro; si un solo ser, en vez de inspirarnos irritación, placer o hastío, nos hostiga como una música y nos atormenta como un problema; si pasa de la periferia de nuestro universo a su centro, llegando a sernos más indispensable que nuestro propio ser, entonces tiene lugar el asombroso prodigio en el que veo, más que un simple juego de la carne, una invasión de la carne por el espíritu."

    ¿Quién se atrevería a lanzar la piedra a quienes confesaran un sentimiento así de profundo hacia un semejante, aun cuando éste fuese un pequeño?

    * * *

    Por otra parte, tenemos a Pessoa, quien si bien reconoce que los dedos del Antínoo muerto eran

    ...fingers skilled in things not to be told!

    también reconoce que

    His love is on a universal stage

    y que el emperador incluso

    ...entregará su reino.
    En los quietos desiertos vivirá secándose,
    Por lejanos y bárbaros caminos será esclavo o mendigo,

    tan sólo a cambio de su tibio amado, tan sólo como trueque para conseguir de nuevo ese

    ...amor entre amigos que llena el vacío del otro.

    Si lo que a este mundo hace falta es amor, ¿por qué nos admiramos tanto de la variedad que se inclina hacia los niños? ¿No son, en resumidas cuentas, el mejor destinatario de un sentimiento amoroso?

    Habría que pensar en ello.

  19. Blogger alonso ruvalcaba 

    sin duda hay que pensarlo.

    y, por si a alguien le interesa, acá hay algunos textos pederastas del buen tipo meleagro. clic.

comments

      Convert to boldConvert to italicConvert to link

 


  • EL PROFILE (COMPLETO)
    BREVE MANIFIESTO ANTROBIÓTICO

    THE SPECTATOR

    CLIC: BLOGS OF "NOTE"

    -------------

    DANZA CON LOBOS

    -------------

    ERECCIONES Y HUMEDADES LAS QUEJAS DEL JOVEN WERTHER PURA POESÍA TRADUCIR/SER OTRO DRUNK, THAT'S ALL GLOTONERÍAS ANYBODY FANCY A LINE? LA LISTA ANTROBIÓTICA

    -------------

    -------------

    ARCHIVO LECUMBERRI