hacia una vindicación del glotón


mándalo por mail



acuérdate de mí­ (en los dí­as de tu juventud)(?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...




el verdadero glotón es un solitario y un adicto. ya de pequeño empieza a mostrar signos de aislamiento y de fijación. acaso al año y medio despertaba gritando: ‘amoooón!!, amooooón!!’ porque su madre, con toda la crueldad de que era capaz, le daba a chupar jamón serrano, del que dejaba una tirita insípida y transparente. a los tres años decide, por ejemplo, que no quiere más fiestas infantiles, con todos esos niños correteando y todos esos odiosos adultos a los que debe abrazar, pero decide también, si es posible, que se siga preparando en casa una comilona (para mamá, papá y hermanita) que incluya lentejas en cualquier forma, cochina pibil, bisteces en pasilla, flan napolitano… al poco tiempo, cuando le pregunten ¿qué quieres de cumpleaños?, dirá: ir a comer al prendes o al dos puertas (viejos templos perdidos), donde probará su primera copa de vino. la revelación lo inquieta: ¿qué diablos es esto y por qué me lo enseñan hasta ahorita? con el paso del tiempo aprenderá a ir solo a restaurantes, a mercados o a alcanzar bicicletas con canastas de tacos, porque odia al pobre diablo, mujer u hombre, que se atreve a decirle, con cara de asco, frente a un morro perfecto o una pata de mula en un puesto olvidado cerca de la merced: “¿¡te vas a comer eso?!”

el verdadero glotón es un orate. tony bourdain, por ejemplo, se comió la otra vez el recién extraído corazón palpitante de una cobra y, en otra ocasión, le arrancó a mano los güevos a un cabrito, en una noche del desierto, porque él debía hacer los honores; después, compartió con una familia inuit un manjar de foca blanca, cachorrita y cruda, bigotes, hígado, riñón, ojos, que hay que chupar “como un pezón”. en un pueblito entre pinotepa y oaxaca el verdadero glotón se baja del camión a comer algo. en un puesto blanco le dicen: son tacos de perro. atrás, en un corral, lloran perros aún jóvenes. déme tres. el glotón no entiende la diferencia de clase entre el pulmón, el hígado, la lengua, la papada, el lomo de un cerdo. ¿y el recto? venga. las diferencias, para él, son de textura, de intensidad de sabor, nada más. no tiene fobias, salvo lo malhecho o lo podrido.

el verdadero glotón ríe, desde el fondo de sí mismo pero también hacia fuera, con una gran hamburguesa en la mano, de preguntas como éstas: “¿comes cuando no tienes hambre?, ¿te das parrandas de comida sin razón aparente?, ¿dedicas demasiado tiempo y atención a la comida?, ¿anticipas con placer y expectación los momentos en que puedas estar solo para comer?, ¿planeas con anticipación estas parrandas secretas?”, preguntas que prometen 12 pasos para liberarlo de la horrible culpa de la explosión de los sentidos, porque sabe que su respuesta, si alguna vez distrajera su atención de la comida, será un gran sí vindicatorio y feliz. (quienes lo escarnecen creen que el verdadero glotón está solo y vive en un mundo atroz. lo cual es cierto: pero, gran obviedad, todos estamos solos y el mundo es descortés para cualquiera.)

el verdadero glotón leerá estas palabras de david de jorge y h. etxeberria: “quienes dicen velar por nuestra salud, por nuestra integridad, son aquellos que envían a la guerra a nuestros hijos, nos enfocan con sus cámaras mientras acariciamos a nuestras chicas. lo que más nos gusta es el microbio, la podredumbre, aquello que se descompone y en su decrepitud, estimula nuestro olfato y nuestra vida. ¿nos quieren convertir en longevos cuerpos inmortales para que no dejemos nunca de pagar impuestos? aborrecemos esta cultura de la asepsia, de la higiene, de la corrección mental: nos gusta chupar la cabeza de un besugo, comernos las tripas asadas de una becada, lamer la corteza enmohecida de un queso enfermo, bebernos el jugo de una cepa podrida, intoxicarnos con sabia insensatez, envenenarnos para morir más felices. cojones.” las leerá y sabrá, interminablemente, que, al menos en esto (salvo que para el verdadero glotón no hay nada más que esto), él tiene la razón.


aparecido, en parte, en la jornada


10 comments

  1. Blogger Vicadin 

    Ausente un ratito y sacan todo el archivo hemerográfico!

    bueno namas, un abrazo alon.

  2. Blogger Adrián Santuario 

    Otro Glotón:


    Kepler –según Koestler en sus Sonámbulos- escribe:

    “El 13 de octubre, Tyge Brahe, …,cenaba en casa del señor Rosenberg y retuvo su orina más allá de las demandas de la cortesía. Cuando bebió más, sintió la tensión en su vejiga, pero prefirió la comilona a la salud. Al regresar a casa apenas pudo orinar. Después de cinco noches sin dormir, todavía apenas podía orinar con gran dolor. El insomnio continuaba y la fiebre lo hacía delirar. No pudieron impedirle comer. El 24 de octubre su delirio cesó por varias horas; expiró dulcemente entre los rezos, consuelos y lágrimas de los suyos”.


    abrazo

  3. Anonymous esta y otra 

    jeje y mientras leía este post una vecina que viene a visitarnos nos platicaba de cómo veía a los cerdos en el rancho de su madre "vivir" todavía un ratote mientras se desangraban, y remató con "y la longaniza quedaba mmmm ¡mataban tres cerdos!"

  4. Anonymous ernesto s. 

    vengo de echarme una cazuelita de campechana con queso. mientras me dirigía a la taquería pensaba que tengo problemas con mi manera de comer, je je je je. me agrada pensar que no estoy solo

  5. Blogger alonso ruvalcaba 

    está buenísimo lo de tyge. si he de morir, que sea de peritonitis, chingá.

    abrazo a todos y bienvenida de regreso a vicadín

  6. Anonymous raco 

    mi lista de glotones favoritos te incluye [a ti y otros amigos 'comunes']: bourdain es un comedor elegante larguilucho (se me antoja echarme con él un cigarro después del viaje a moscú), mientras mario battaglia resulta un regorte pelirrojo confortabilísimo (seguro para degustar kilos de parmigiano reggiano o miles de bolitas de mozzarella) y sin duda, mi favorito es el muy insípido y monocorde masaharu morimoto rey absoluto del iron chef (original) con el que se antoja simplemente sablear un pez globo.

    acaso he también gozado de una sorpresiva degustación de jabugo que toca a mi puerta un viernes por la mañana, en advenimiento de bloomsday.

    gracias [a ti y a los amigos comunes]

  7. Blogger Dvd&Hsr 

    alon, todavía repetí esas frases el pasado viernes en una reunión de altos ejecutivos de industrias alimentarias varias y casi se echan a llorar: porco mondo! besos desde euskadi! vivan el microbio y la podredumbre!

  8. Blogger alonso ruvalcaba 

    vivan ellos.

  9. Blogger JulioMartinezRios 

    Prendes, aquel templo perdido.
    Un día llevé a comer ahí a una morra.
    Ella regresaba de un viaje largo, yo no había ido a recogerla al aeropuerto.
    Pensé que iba a cortarme, pero quizá el mural del recinto, quizá los camarones que pedimos, nos encaminaron hacia la reconciliación.
    Unas cosas se ganan y otras se pierden.
    La chica se quedó conmigo. El restaurante se convirtió en un cementerio de discos, un Mixup.

  10. Blogger alonso ruvalcaba 

    chale, ¿ése es el mixup?

    nche slim

comments

      Convert to boldConvert to italicConvert to link

 


  • EL PROFILE (COMPLETO)
    BREVE MANIFIESTO ANTROBIÓTICO

    THE SPECTATOR

    CLIC: BLOGS OF "NOTE"

    -------------

    DANZA CON LOBOS

    -------------

    ERECCIONES Y HUMEDADES LAS QUEJAS DEL JOVEN WERTHER PURA POESÍA TRADUCIR/SER OTRO DRUNK, THAT'S ALL GLOTONERÍAS ANYBODY FANCY A LINE? LA LISTA ANTROBIÓTICA

    -------------

    -------------

    ARCHIVO LECUMBERRI