libertinaje oral


mándalo por mail



acuérdate de mí­ (en los dí­as de tu juventud)(?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Ociosos, glotones, cachondos, libertinos, fumadores y bebedores del mundo, todo conspira contra vosotros. Mira a tu derecha: ahí está el matrimonio como una institución represora en la que quieren inscribirse hasta los antiguos forajidos; mira a cualquier lado: la gente te ve mal, estás gordo, nunca vas a fiestas con la misma mujer o el mismo tipo (piensan “pobre, él sí está solo”), tienes antojos todo el tiempo y, ocioso al fin, no te alcanza para pagarlos. Quieres juntarlo todo en una cama. Los nutriólogos, los dietistas, los psicólogos cuentan historias de miedo de gente como tú. Eres un triste ejemplo para ellos. Prohibido fumar, no confundas libertad con libertinaje y yo no me acuesto con panzones.
-----Pero a ti no te importa. Te ríes de tanta ley, de las recomendaciones del Surgeon General y del pobre de Charles Sorel, que en su Berger extravagant (1627) condenó al tabaco con el apelativo “postre del Infierno”. Otros (como tú) ven el puro consumirse como una hermosa serpiente marrón que cambia de piel al final de una comida, e intuyen en él aromas de nueces, de tierra mojada. En el mero principio del Dom Juan de Molière (1665) están aquellas sinuosas palabras, que uno prefiere degustar en voz baja, saboreando las sílabas: “Nada hay igual al tabaco: es la pasión de la gente honesta, y quien vive sin tabaco no es digno de vivir. No sólo regocija y purga el cerebro humano, incluso enseña al alma virtud, y aprendemos con él a ser hombres cabales. ¿No veis acaso, desde que uno lo enciende, la manera cortés en que se desea compartirlo a diestra y siniestra, doquiera que se esté?” ¿Quién no ha pedido un cigarro en un antro, con el deseo nada secreto de que ese regalo lleve en algún momento a las caricias? Casanova decía: “Como mi tabaco español era excelente, mi tabaquera siempre le daba la vuelta entera a la mesa.” Codera fumadora, ¡jamás! Y Margot la Ravaudeuse, en el libraco epónimo de Fougeret de Monbron (1750), comete “cien impertinencias” para seducir a un barón alemán en la ópera, entre ellas abrir y cerrar su tabaquera, sabrosísimamente...
-----El café también se deja debatir. Primero, por los desheredados a los que les impide dormir, aunque se trate sólo de ese jugo de calceta que suelen llamar “café americano”. Más triste es el caso de quienes lo agarraron como modita, para ver a la flora que se planta en el Starbucks de la esquina (y dejarse ver por ella)... Rápido vuelven a la mente el Casanova, él sí ejemplar, y sus cachonderies: cómo con la preciosa mucama Lucie el café se vuelve pretexto para “once noches de posesión”, y cómo le pide a la accesible mademoiselle Roman: “Permítame que vaya a verla mañana muy temprano, que me tome un café con usted, sentados bien cerquita los dos, en su lecho.” Todo el chisme está, claro, en la sápida Histoire de ma vie.
-----Del chocolate y sus virtudes eróticas hablan todos: el Thémidore de d’Aucour, el cura de L’Abbé Il-et-Elle,[1] Casanova (obvio), el querido marqués de Sade, pero las ostras se llevan de calle las referencias. Pretexto manifiesto para beber vino (champagne, sobre todo), en el XVIII se comían a lo loco: Gimord de la Reynière ya habla de la “indiscreción” de algunos invitados que las tragan “por centenas”, Furetière menciona a “codiciosos que comen seis docenas de conchas” por sentada… Cuánto pinche remilgo. Las ostras también son símbolos del sexo femenino: la joven Manon, en Thèrese philosophe (1748), cuenta de un cura que, en un intento frustrado de cunilingus, se ve reducido “al humillante recurso de escupir en la ostra que no puede tragar”.
-----Y las ostras llevan derechito a la ebriedad champenoise. El siempre reparón Grimod aconseja “usarla de una manera harto moderada”, además de por sus efectos en el intelecto y las costumbres porque, según él, “no hay un vino que convenga menos al estómago y que disturbe más desagradablemente a la digestión”. Bueno, cada quien. No hay un vino que nos aligere más. En Thérèse philosophe se bebe muchísimo, dice Serge Safran, “comme si une grande quantité de boisson correspondait à un excès de fornication”. Cuando, en Les Cent Vingt Journées de Sodome, Curval se encierra “en la alcoba del fondo con Fanchon, Marie, la Desgranges y treinta botellas de vino de Champagne”, ya sabemos que no van a salir de ese cuarto en blanco. También se bebe sablé o, en buen castellano, “de hidalgo”. Mi cita burbujeante preferida está en La Nouvelle Justine de Sade. “–Bueno, dice Rodin, bebamos estas seis botellas de champaña, y que Marthe y Célestine nos masturben mientras se las toman de hidalgo…” Hagámoslo pues. O para bañars, como la Duclos (120 journées…) ve a su hermana, chez la Guérin, “desnuda, en un gran bidet lleno de vino de Champagne, y ahí nuestro hombre, armado de una gran esponja, la limpiaba, la inundaba, recogiendo con cuidado hasta la más mínima gota que caía de su cuerpo y de la esponja”. Puro Las Vegas antes de que los ñoños se robaran el micrófono.
-----Pero a ti ninguna ñoñería te importa. Tú quieres más vino, ostras por docenas, café hasta el temblor de las manos y el último insomnio, quieres fumar más, más lo que sea. No te puedes contener. Y está bien que así sea: este lamentable mundo está en tu contra, quiere verte flaco, que duermas bien, que huelas a armani en la mañana, que respetes los semáforos y los viernes para coger. Allá el mundo. Cuando todo se acabe tú vas a estar en el Infierno, los pulmones grises, la garganta color vino tinto y los dientes negros, riéndote de todos y diciendo lo único que valdrá la pena decir ahí y entonces: “Yo viví.”
----------

[1] Para ir calentándonos: en Thémidore (1745) d’Aucour explota la voluptuosidad del chocolate de una forma deliciosamente inmoral, como medio para suavizar los peligros de una intriga amorosa. El buen Thémidore se aprovecha del medioprohibido chocolate para seducir a la devota señora de Dorigny cuando la sorprende en el baño. “Mientras nos preparaban un chocolate, me le acerqué, y recogí de su boca un néctar como el que les preparan a los dioses.” Y, en la intimidad, exige la memoria olfativa del lector: “los olores no eran fuertes, ni en gran cantidad, pero eran dulces y extendían un perfume suave que embalsamaba ligeramente la habitación y halagaba delicadamente nuestro olfato”. No queda más que imaginar cómo los efluvios del chocolate los envolvían “como mil besos”, en un espacio “embellecido por el gusto, dispuesto para la delicadeza y el placer”. Más adelante en la novela, en una hermosa metonimia, Mme de Dorigny le enviará por carta al protagonista una “nueva invitación al chocolate”. Ya sabemos de qué estamos hablando.
Y Mirabeau combina dos asuntos libertinos de excelencia en L’Abbé Il-et-Elle: el chocolate y el clérigo cachondo o l’ecclésiastique sensuel. Como es sabido, para el exigente sólo hay de dos: el chocolate espumoso y los acostones furtivos. En esa novela se da este curioso diálogo, entre un cura que ha bebido un chocolate que es casi pura espuma y una puta encantadora:
----–¿Es usted, encantadora Babet, quien ha preparado este chocolate excelente?
----–Sí, señor, fui yo.
----–Qué ganas de ser yo el chocolate... ¡Cuánta espuma echaría entre sus manos!
----–¡Un cura que echa espuma!
----–[señalándose el pito] Nomás haga de cuenta que éste es el molinillo...


22 comments

  1. Blogger alonso ruvalcaba 

    1. diversas versiones de este texto o de fragmentos suyos han aparecido obsesivamente en la jornada.

    2. más libertinaje oral, y mejor escrito, acá.

  2. Blogger pk 

    (voltea también hacia la izquierda: ahí vive la congruencia y la exigencia, el compromiso, la lucha y lo prohumano...)

    será, pues, (allá -?) en el infierno, donde nos veremos, precioso.

    buena antrobiótica carnícola

    y qué rico chocolate lascivo

  3. Anonymous fougeret de monbron 

    ja, y lo de la derecha fue sin querer!

    nos vemos en el infierno, pues

  4. Blogger The Phantom 2040 

    ñam ñam...

    Ya me dio hambre...

    Saludos!!

  5. Anonymous Adrián Santuario 

    Después de la barriga hinchada, la cabeza pesada, las ideas espesas, la boca más o menos pastosa obtenidas del libertinaje oral [esa combinación lineal de comilona-tintos-tabacos]:

    ¿Dónde quedarán los discursos sobre el libre albedrío, la conciencia, la razón, la ley moral, si unas cuantas féculas me hacen cambiar de universo y un poco de grasa me deja rodando por los suelos? La agudeza del espiritu cede ante estos platos.


    Un Abrazo

  6. Blogger Vicadin 

    esquivando guayabazos, pienso en la cruda, de la normal y la moral que deja todo eso,
    ahh que delicia el goze antes de la cruda, y el goze durante la cruda, cuando los besos son d la verga porque nignuno de los dos tienen saliva a esas horas.

  7. Blogger Carmen 

    Completamente de acuerdo contigo Alón.
    Bien vivido, bien bebido, bien comido y bien cogido.
    Y con las ostras no hay alimento más cachondo para comer, bueno también los
    pérsimos.
    Abrir la boca con complacencia, chupar, lamer, morder, absorber, mmmhh

  8. Anonymous yopecador 

    Otis Redding cerca de las tres con café, cigarro y acompañante (a cambio de crema y azúcar) sólo quiere que lo dejen en su gozo y compartir el último de la cajetilla.
    Es lo menos que se te puede desear Alón.
    Saludos desde la derecha, voy a confesarme.

  9. Anonymous arturo 

    ¿Confesar? ¿Confesar qué?

    En todo caso -y como dijo el poeta-cuando seamos interpelados digamos: "confieso que he vivido".

    Deliciosa mañana de viernes, Alonso. La mejor forma de continuar la antrobiótica de la víspera.

  10. Anonymous bigbrother 

    alón, pase al confesionario

  11. Blogger alonso ruvalcaba 

    pus ya en el plan de los ´jóvenes de aquí arriba y más del bigbrother, confesémonos:

    anoche el díler nos llevó, envuelto en un plástico sobre el que estaba escrita una advertencia [no me acuerdo cuál pero juro que es cierto], un polvo blanco, "cocaína" según esto, que cuando subía por la nariz daba un frío horrible, helaba el principio de la frente y la parte de abajo de los ojos. pero, en serio en serio, qué rico se sentía.

    desayunar una torta de milanesa y chilaquiles, carajo, fue el crucifijo del rosario donde rezo.

  12. Anonymous Elia 

    Chida incursión la de esta mañana, como previamente te informé querido Alón. Chingao, qué bueno es el chocolate me cae. Me comí uno esta mañana y kedó el olor en mis dedos. Se derretía en mi mano maravillosamente.

    Besos, muchos, a tod@s.

    E.

  13. Anonymous alteza 

    de casualidad decia:

    Biohazar o precaución,eso paso hace unos meses, y era tu dialer.

    y sí, se siente rico.

    abrazo y beso , pa`todos.

  14. Anonymous Ícaro 

    1.-“comme si une grande quantité de boisson correspondait à un excès de fornication”. No le falta fundamento, no.

    2.- Un puro, el más memorable acaso: Capricho Cubano, sentados en la banqueta un 31 de diciembre de hace 3 años.

    Alon 6-20, gracias por el recuerdo, je, je...

    Abrazo.

  15. Blogger Daria Zen 

    fuego, tizne, café, chocolate (y todo lo demás)... buenísimo y apenas para agarrarle la onda al 2007 en su mes primero.
    Salud, saludos y abrazo.

  16. Blogger alonso ruvalcaba 

    ícaro,
    neta deberías venir un día destos a nuestros reventoncitos. pregúntale a alteza!

    daria,
    gracias por pasar por acá y por allá en la jornada. abrazónnnnn.

  17. Blogger brayan 

    tu grado de exquisitez me asusta

    pero me gusta

    chirrigurefresco

    petons
    xxx
    m

  18. Blogger brayan 

    btw:

    http://mitpress.mit.edu/images/products/books/0942299418-f30.jpg

    ¿lo tienes?

  19. Blogger alonso ruvalcaba 

    brayan, qué gusto!

    no lo tengo, pero me aseguro que lo tendré.

  20. Blogger ebrocken 

    Hace años compré en Brasil, en un supermercado, un librito titulado A ninfomania ou Tratado Sobre o Furor Uterino, escrito por D. T. Bienville. Es un obra de la Ilustración tardía, con autoarrogado carácter científico. El Dr. Bienville la escribió en francés, pero su difusión ocurrió a partir de la versión italiana de 1786.
    El tratado contiene unos pocos capítulos que se ajustan al patrón clásico de la descripción de enfermedades. Presenta la anatomía de la mujer, las causas que la conducen a la ninfomanía, el diagnóstico y el pronóstico de la enfermedad, la actividad imaginaria ligada a ella y, por último, un recetario para combatirla.
    Recordé este tomito porque en él se identifica los objetos de libertinaje oral aquí citados como factores desencadenantes del Furor Uterino.
    En la página 22 de mi edición (L&PM, 1997), se lee: "Sempre dispostas a dar ouvidos aos sedutores comentários dos homen que as cercam, detestam as ocupacoes [tengo problemas con el teclado] mais inocentes, caso estas possam distraí-las, por algum momento, dos prazerosos objetos que acalentam sua imaginacao. Certos passeios, nos quais experimentaram os mais vívidos aliciamentos da volúpia: algumas mesas fartas de delícias condimentadas, sobretudo alimentos substanciosos e envenenados, acabam pondo o sangue em uma desordem pavorosa; os generosos vinhos, dos quais fazem uso contínuo; os licores espirituosos, que sorvem como água; o abuso extraordinário do café e do chocolate: coisas das quais uma só é suficiente para corromper a harmonia animal, e que unidas aumentam desmesuradamente o incêndio que as devora."
    El tratado, por supuesto, tiene fines higienistas. Como Naná un siglo después. Pero al igual que Zola, quien frecuentó los burdeles para tomar notas de campo, Bienville fue asiduo visitante de clubes libertinos. En particular del fabuloso Les Aphrodites, sitio en el cual -según la crónica novelística de un tal Nerciat- "todas las clases sociales estaban representadas".
    (Les Aphrodites fue disuelto por la rev. del 89).
    Pensé, Alonso, que este recuerdo podía interesarle a esta tu vena rabelaisiana.

  21. Blogger alonso ruvalcaba 

    por supuesto que sí! muchas gracias. y es cierto, aunque tenga las intenciones sanitarias que sean, la verdad es que se le transparenta a bienville el antojo.

    [pero bueno: eso suele suceder.]

    un abrazo, j.

  22. Blogger pauli 

    comentario al post de arriba (tengo problemas con esto, alonso, lo sabes...). nada mas queria compartir una pregunta que me hizo un muchacho hace algun tiempo: "que sos (que eres)? una mujer o un humano?". me quede pasmada. no entendi si el comentario era agresivo, misogino, igualitarista, de genero o que...

comments

      Convert to boldConvert to italicConvert to link

 


  • EL PROFILE (COMPLETO)
    BREVE MANIFIESTO ANTROBIÓTICO

    THE SPECTATOR

    CLIC: BLOGS OF "NOTE"

    -------------

    DANZA CON LOBOS

    -------------

    ERECCIONES Y HUMEDADES LAS QUEJAS DEL JOVEN WERTHER PURA POESÍA TRADUCIR/SER OTRO DRUNK, THAT'S ALL GLOTONERÍAS ANYBODY FANCY A LINE? LA LISTA ANTROBIÓTICA

    -------------

    -------------

    ARCHIVO LECUMBERRI