famosas últimas palabras

21 comments

Según Sócrates, había la creencia de que las palabras finales de alguien que está a punto de morir tenían algo especial: “Hombres que me condenan, es tiempo de que les profetice; estoy por morir, y ésa es la hora en que a los hombres se les da el don de la profecía.” Dan ganas de escuchar las últimas palabras de quien está a punto de morir. La pobre Andrómaca, en el adiós a su marido Héctor, domador de caballos muerto en la batalla, dice: “No moriste en el lecho, ni tendiste los brazos hacia mí, ni me dijiste una postrera palabra que pudiese recordar siempre, en todos los días y las noches de mi llanto.” Se parece a ese lamento el de Tácito por su suegro: “Además del dolor por un padre muerto, que no hubiéramos podido estar junto a su lecho incrementó el dolor de su hija y el mío, que no pudiéramos cuidarlo en su enfermedad, en su declive, que nos colmáramos de abrazarlo y de mirarlo. Sin duda habríamos recibido sus últimos deseos y sus últimas palabras y los habríamos fijado muy dentro de nosotros”. Aunque hay de últimas palabras a últimas palabras. Las de Sócrates son un poco anticlimáticas: “Critón, le debo un gallo a Esculapio; ¿recordarás pagar la deuda?”; es decir: hay que sacrificar un gallo para el dios de la medicina y la salud pues, como Pope escribió, Sócrates sanaba de “this long Disease, my Life”. Paz repite el pasaje, junto con muchos otros en la Piedra:

Sócrates en cadenas (el sol nace,
morir es despertar: “Critón, un gallo
a Esculapio, ya sano de la vida”),
el chacal que diserta entre las ruinas
de Nínive, la sombra que vio Bruto
antes de la batalla, Moctezuma
en el lecho de espinas de su insomnio,
el viaje en la carreta hacia la muerte
—el viaje interminable mas contado
por Robespierre minuto tras minuto,
la mandíbula rota entre las manos—,
Churruca en su barrica como un trono
escarlata, los pasos ya contados
de Lincoln al salir hacia el teatro,
el estertor de Trotsky y sus quejidos
de jabalí, Madero y su mirada
que nadie contestó: ¿por qué me matan?,
los carajos, los ayes, los silencios
del criminal, el santo, el pobre diablo,
cementerio de frases y de anécdotas
que los perros retóricos escarban,
el delirio, el relincho, el ruido obscuro
que hacemos al morir y ese jadeo
de la vida que nace...

La vida nace cuando Bruto saca el puñal. Shakespeare, que dramatizó la secuencia (Et tu, Brute? pregunta el güey), es especialista en últimas palabras. Todo el mundo recuerda las de Juliet:

-------------------------Yea noise?
Then ile be briefe. O happy Dagger.
’Tis in thy sheath, there rust and let me die,


pero las de Romeo, envenenado, son más espesas:

Come bitter conduct, come vnsauory guide,
Thou desperate Pilot, now at once run on
The dashing Rocks, thy Sea-sicke wearie Barke:
Heere’s to my Loue. O true Appothecary:
Thy drugs are quicke. Thus with a kisse I die:


Ay, boticario, rápidas son tus drogas... (Por cierto, ese boticario, trazado en unas cuántas líneas, "My pouerty, but not my will consents", es memorabilísimo; no por nada Romeo le dirige a él sus últimas palabras. Hay otro boticario memorable. Está en las Confessions de De Quincey: unconscious minister of celestial pleasures que, de entrada, se veía como un domingo lluvioso: dull and stupid, pero que después de ese día y a pesar de su notoria humanidad, he has ever since existed in my mind as the beatific vision of an immortal druggist, sent down to earth on a special mission to myself. Uf.) Las palabras finales de Hamlet en el first folio malviajan a cualquiera:

The rest is silence. O, o, o, o...

Casi tan especialista como Shakespeare es Jesús, que en los varios evangelios se echa algunas memorables. Por ejemplo, las que están en Lucas (23:46):

“Entonces Jesús, clamando á gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, espiró.”

O cuando el pobre diablo se muere de sed en el capítulo 19 de Juan:

“Después de esto, sabiendo Jesús que todas las cosas eran ya cumplidas, para que la Escritura se cumpliese, dijo: Sed tengo. Y estaba allí un vaso lleno de vinagre: entonces ellos hinchieron una esponja de vinagre, y rodeada á un hisopo, se la llegaron á la boca. Y como Jesús tomó el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, dio el espíritu.”

Y por supuesto el peor momento. Está en el libro de Mateo (c.27), el más tramposillo de los evangelistas, que hace al joven Jesús (¡33 años apenas!) ser demasiado patético:

“Y cerca de la hora de nona, Jesús exclamó con grande voz, diciendo: Eli, Eli, ¿lama sabachtani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”

Hay un día en el futuro en que voy a estar desangrándome en el último callejón del mundo, voy a voltear a ver mis manos rojas, y mi cara será de extrañeza: morir me parecerá sencillo, un poco inútil; hay un día en que un paramédico me presionará el pecho, soplará en mi boca, la sirena de la ambulancia se irá perdiendo junto con los destellos giratorios de la ventana; hay una noche en que, con demasiadas drogas en la sangre, el brazo izquierdo se tensará y el sistema va a detenerse (yo no voy a darme cuenta: antes me habré quedado dormido); hay una tarde dentro de muchos años: la familia alrededor de mi cama, contándome los latidos, con paciencia, casi con esperanza: habrá tiempo de despedirse. Me pregunto si alguien querrá escuchar mis últimas palabras y, más aun, si valdrán la pena. De repente pienso cuáles habrán sido las últimas palabras de V. De repente, también, pienso: “Da igual.”


[delete]

34 comments

[irse.] el sábado murió V. me lo dijeron hoy, por mail: un mensaje escuetísimo. no hay mucho de dónde agarrarse: una noche en madrid, en bares, en antros y en el sauna; muy poco más. [largarse.] hoy operaron a U. hasta ayer, era por un tumor en el cuello. con el cuello abierto, vieron que no era uno sino cinco, incluso en la boca. lo vi hace un par de horas: pequeño, increíblemente flaco, se movía apenas. [apretar supr.] alguien me escribió hoy a yahoo; subject: “bid u farewell”; alguien más, por mensajito: “no voy a joderte ya”. como toda la gente pensante sabe, amar es una pérdida de vida y vivir es una pérdida de tiempo. [multiplicar las dosis, el rivotril, los analgésicos, el alcohol como sedante.]
[largarse. hit del.]


paseo

62 comments


noches de motolinía

34 comments


una oda

40 comments

viento salvaje, aliento del otoño,
invisible presencia que se lleva
hojas fantasmas que huyen de un hechizo,
color rojo exaltado, negras, pálidas,
la muchedumbre de la peste, viento,
son semillas aladas que tú llevas
a un lecho hundido no sé dónde, frío,
son cadáveres, viento, mas tu hermana
azul, la brisa de la primavera,
alzará su clarín sobre la tierra,
semillas cual corderos pasten aire,
la tierra está dormida, mas entonces
matices y colores y colinas,
creador y destructor, avanza, escucha;

en tu fragor, en conmoción celeste,
las nubes se desprenden, sacudidas
del cielo que es un árbol, un océano,
son ángeles del trueno y de la lluvia,
se acerca una tormenta y su cabello
se extiende en tu telar azul, aéreo,
es ménades feroces que recogen
su cabello brilloso, así se ven
del horizonte a lo alto del cenit,
así se ven, oh réquiem por el año,
ésta es la última noche, éste el sepulcro,
toda tu fuerza está aquí congregada,
tu fuerza de vapores, ahí viene
la lluvia negra y el granizo, escucha;

el mar idiota estaba bien dormido,
azul, mediterráneo, y tú llegaste,
viento, y lo despertaste: ven, levántate
del sueño de corrientes cristalinas;
te alzaste a quién le importa dónde, viste
cuartos, torres, palacios y dormían
y los viste dormir entre las olas,
viste el musgo y las flores en racimos,
la piel se enchina apenas de pensarlo,
por ti se hundió el atlántico y abajo
las algas se quebraron y los árboles
del fondo, todo se privó de sí,
tu voz se oía, daba un miedo gris,
todo temblaba ante tu paso, escucha;

que yo fuera una hojita que llevaras,
que yo fuera una nube y me arrastraras,
que yo fuera una ola y que temblara,
que tuviera tu fuerza incontrolable,
que fuera como tú, viento, y que fuera
un poco menos libre y que pudiera
volver a ser comò cuando fui niño,
que pudiera vagar como en el cielo,
que pudiera ganarte a las carreras,
no estaríamos, viento, combatiendo,
álzame, viento, soy nube, soy ola,
ya caigo en las espinas de la vida,
y sangro, me ata el grillo de las horas,
como tú soy indómito y veloz;

como es el bosque sea yo una lira,
caen mis hojas, caen las de un bosque,
y ahora ese tumulto y su armonía
van a tomar de ti y de mí un muy hondo
ritmo, un ritmo de otoño, triste y dulce,
ay arduo espíritu, sé tú mi espíritu,
seamos los dos uno, impetüoso,
esparce por el mundo el pensamiento
como hojas ya marchitas que dan vida,
encanta a quien se deje con mi verso,
esparce mis palabras, son cenizas
y son chispas, la tierra está dormida,
despiértala, que suene tu trompeta:
tras del invierno está la primavera.


esa güeva que te entra de repente

26 comments

Ramón posteó el jueves pasado este soneto [en pornosonetos]:

pará de hablar de polvos suficiente
se acaba acá tu leche jactanciosa
escribí sobre alguna que otra cosa
sumate al gran silencio de la gente
ya no hay vientre donde tu rayo fragüe
sos apenas un eco una risita
una letra un fantasma de visita
un polvo que se va por el desagüe
tu erótico bla bla cansó la oreja
se apagó el resplandor de tu vigilia
asumí la vergüenza la familia
la sombra del florero de tu vieja
yo asumo y me recuesto en mi canción
y arriba pasan pájaros ramón

Hoy, para contestarle [con sus rimas], va éste:

esa güeva que te entra de repente
de trazar tu prosodia lujuriosa
y volver siempre al coño y a esa cosa
que todos (tú y yo) traemos en mente
no dejes que te crezca ni que fragüe
su complot su conjura o mamadita
que jode el pinche cuerpo y lo marchita
que manda tantos polvos al desagüe
mamá de los hijitos la pendeja
y mamá de los padres de familia
mamá de confesiones y vigilia
mamá de la lección la moraleja
olvídala sacúdela ramón
te dice desde acá tu amigo alón


  • EL PROFILE (COMPLETO)
    BREVE MANIFIESTO ANTROBIÓTICO

    THE SPECTATOR

    CLIC: BLOGS OF "NOTE"

    -------------

    DANZA CON LOBOS

    -------------

    ERECCIONES Y HUMEDADES LAS QUEJAS DEL JOVEN WERTHER PURA POESÍA TRADUCIR/SER OTRO DRUNK, THAT'S ALL GLOTONERÍAS ANYBODY FANCY A LINE? LA LISTA ANTROBIÓTICA

    -------------

    -------------

    ARCHIVO LECUMBERRI