del archivo general de la nación


“en la ciudad de méxico, de la nueva españa, à los veinte y cinco días de octubre del año de mil y seisçientos y siete;

acta

para declarar que el señor d. alonso ruvalcaba, vezino del templo de regina coeli, ha dicho blasfemias en contra de los sanctos de la corte celestial; ha dicho de la sanctísima madre de jesús nuestro señor que estaba amancebada; ha caído en tentación de dezir heregía que el sanctísimo padre, príncipe de los obispos, pastor del rebaño de christo, padre de los reyes y siervo de los siervos de dios, papa pablo V, es el antichristo y que tiene mil actos carnales de escándalo; pero que en su defensa ha dicho que de diez años y más à esta parte, había sido muy enfermo, llagado y apassionado de la enfermedad de las bubas; especialmente los últimos tres años había estado muy debilitado, muy tullido, con muy serios dolores; que no podía levantarse de la cama por sus pies; y que ni su muger doña rocío del pilar pavón y caraveo, ni sus siervos ni otras personas lo ayudaban à andar, y que por estas razones acrecentábanse las dichas blasfemias;

por lo que le condenamos este oficio: de oír una misa en cuerpo, descubierta la cabeça y con una candela en la mano; de permanecer haçiendo penitencia en un monasterio nueve meses, de los quales cinco ha de dar de comer à cinco pobres; de pagar à esta iglesia quinientos pesos de oro del que corre...”


cocaína: blinded by the light

10 comments


¿quieres un pase?

nos gusta desayunar en el espejo: el negro extiende lentamente un camino de polvo blanco o de apenas color crema vuelto piedras pequeñitas, es flaco en las puntas y gordo en el centro, va más o menos recto, cortamos un popote en tres pedazos, mi cara se acerca al espejo, se me ensancha la nariz y aspiro, bolitas se me quedan en los pelos, henry hill recorre calles de nueva york perseguido por un helicóptero o por su paranoia incontrolable en buenos muchachos de scorsese mientras gimme shelter revienta los pulmones: inhalar cocaína, tratar de vender armas, darse un pericazo, mandar a la niñera con coca al aeropuerto, darse un pase, cuidarse del pinche helicóptero que lo sigue a todos lados, inhalar coca, preparar los rigatoni y la salsa marinara, no existe en el cine nada más parecido que esta secuencia a inhalar coca: me separo del espejo, bolitas de polvo blanco se quedaron a las puertas de mi nariz, mocogramo le decimos de cariño, la coca sabe a aluminio y ¿qué se siente la coca?, el polvito sube y reparte una sensación de frío a lo largo de la nariz y al principio de la frente, una ligera sensación de anestesia también a la altura de las cejas, duele la cabeza a veces, como si te apretaran arribita de las sienes, y luego un acelere del corazón, y ganas de hablar más y de leer poesía, y otras veces, como el domingo ese con lo que nos trajo j., la coca sabe a ajax o a pasto recién cortado y todo duele horrible y es darse un pase y pararse a vomitar, y otras veces, muy poquitas, como aquella en viena en el 2002, währinger strasse, 18. berzirk, una grapa de 200 euros y en el baño del roma un ruquito italiano me dice pruébala mientras me abraza la cintura y yo: va, ¡y no mames!, la cara se duerme completita, la mente se va quién sabe dónde durante cinco o diez segundos, dan ganas de hablar pero la boca no responde, no se mueve y para qué habría de moverse si ya el mundo va a diez mil por hora, caro guido, ante ti me quito el sombrero: 200 euros son 200 euros, que ni qué; me limpio el mocogramo y le paso el espejo al negro y ponemos rolas, ¿te acuerdas de underworld y su prisa entrecortada: for a few into the city seconds today that white stuff that white stuff waiting for the train that stuff into the city that’s what makes me feel today feel today feel happy?, cómo no, si así se intercala la dicha con la coca, cuando cole porter dice que el perico no le late,

some get a kick from cocaine
but i’m sure that if
i took even one sniff
that would bore me terrif-
ically, too
yet, i get a kick out of you,

todos en la casa sabemos que está mintiendo porque el gran bowie la compara con el amor en station to station, rola helada como un edificio de vidrio: it’s not the side-effects of the cocaine, i’m thinking that it must be love!, y quién sabe si la coca se parece al amor pero al sexo sin duda, uf, coger en coca, cris hace siglos me pide: métete una línea allá en el escritorio, me gusta cómo te ves, y mientras se toca el pubis peloncito por encima de la tanga morada, qué buena suerte, y chío hace mucho también dice no hay nada más cachondo que un güey cuando acerca la nariz y el billete enrollado al espejo, ahí empieza el verdadero viaje, eso dice y probablemente es cierto, palpita todo rojo, el pinche gustavo se metía coca directo en la uretra, dice que se siente cabroncísimo pero a mí siempre se me olvida, la verga se infla en coca, se pone roja roja y dan ganas de subir las faldas y de que exploten los escotes aunque después venirse cueste un trabajo interminable, ¿hemos cogido en coca alguna vez?,

cogíamos en coca allá en el zinco
cogíamos en coca arriba en casa
cogíamos ardiendo en una brasa
pasábamos el tiempo brinco y brinco

y el negro se caga de la risa y limpiándose su propio mocogramo le pasa a gabriel el espejo, y gabriel toma su pedacito de popote y ai te va, ¡futa!, y saludamos a nuestros dílers, al tobi, al loco, a juan luis, al jerri, queridos amigos desde acá les va esta pinche línea, y recordamos a nuestros muertos, los que la coca se llevó, y el gabo dice: yo soy chris penn, soy river phoenix afuera del viper room, soy john entwistle tocando el bajo con mis dedos sudorosos, soy john belushi, soy bobby hatfield el corazón estertoroso, yo soy keith moon tocando a todo lo que da en un garage, cierro los ojos y no me detengo, fuera de ritmo: el mundo va muy lento para mí, pinche gabriel está loco pero es cierto, el mundo a veces va demasiado lento para todo, el mundo gana peso y lentitud y pasmo, se detiene el mundo insoportablemente hasta que gabriel o el negro o yo o alguien más en cualquier lado pregunta “qué pedo, ¿quién quiere otra línea?”


el “quejas”

11 comments

rocío fue a casarse con el jorge,
evita prefirió al pinche gabriel,
el negro te robó a tu novia raco,
la jessi tomó un ferri a no sé dónde,
sandrita decidió quedarse sola,
livier en cuapa con su perro y coa:
y tú, pequeño idiota, te colgaste
de la pared de la melancolía, [1]
solo como un marino dieciochesco,
borracho cual poeta en dia de pago, [2]
sin sexo entre semana, cuánto tedio,
ni en sábado o en domingo, qué le hacemos.

---

notas:


[1] todo el “poema” salió en msn. este güey y yo recordábamos este otro, de l.a. de cuenca, sobre días difíciles y viejas que retiran su protección:

era todo tan triste y tan absurdo.
no vivías apenas. te colgabas
de la pared de la melancolía
y veías pasar las lentas horas
que hacia nada conducen y hacia nunca.
las mujeres te habían retirado
su protección, los dioses su asistencia
y la literatura su cobijo.
fueron tiempos difíciles aquéllos.

[2] solo como un marino dieciochesco, / borracho cual poeta en dia de pago es mezcla de dos fuentes; la primera: remedia amoris, también de de cuenca:

fue una idea malísima la de volver a vernos.
no hicimos otra cosa que intercambiar insultos
y reprocharnos viejas y sórdidas historias.
luego te fuiste, dando un sonoro portazo,
y yo me quedé solo, tan furioso y tan solo
que no supe qué hacer salvo desesperarme.
bebí entonces. bebí como los escritores
malditos de hace un siglo, como los marineros,
y borracho
vagué por la casa desierta,
cansado de vivir, buscándote en la sombra
para echarte la culpa por haberte marchado;

la segunda, el episodio el viaje misterioso de nuestro jomer [los simpson, temporada 8]; marge trata de impedir que homero vaya al big anual chilli cook-off. así va su explicación:

all right, i was trying to keep it from you, but i had a good reason. every time you go to that cook-off you get drunk as a poet on payday.

etc etc etc.


sommes nous bien loin de montmartre?

10 comments


qué lástima qué lástima
ven, anda, ven a mí
voy a contarte una historia
ven a mi cama
ven a mi pecho
voy a contarte una historia

ven, anda, ven!

la primavera eterna reina en las islas fiji
la pereza
allá el amor suspende en medio de la yerba a las parejas
bajo los platanares ronda la tibia sífilis
ven conmigo a las islas perdidas del pacífico!
se llaman fénix y marquesas,
-----------------------------------------java,
molucas y borneo
sulawesi en forma de gato

no podemos ir al japón
ven a méxico!
en su altiplano
florece el tulipán
las lïanas, tentáculos, cabellera del sol!
la paleta, los pinceles,
colores que ensordecen como un gong:
allá estuvo rousseau
allá alumbró su vida
-----------------------------en
la tierra de los pájaros
del ave lira, del ave del paraíso,
del tucán y el tzentzontle,
del colibrí que anida en la azucena negra
ven!
nos amaremos bajo un alto grito amarillo
entre las ruinas perpendiculares de un templo azteca
ven, tú serás mi ídolo
ídolo policromo infantil un poco feo
caprichoso extrañísimo
-------------------------------anda, ven!

ven a finlandia, vamos en mi avión,
sobrevolemos si quieres la tierra de los mil lagos,
allá las noches duran muchos días,
el ancestro prehistórico tendrá miedo de los motores
mejor así: aterrizaré, alzaré
un hangar con los huesos fósiles de un mamut
el fuego primitivo
------------------------samobar
----------------------------------entibiará este pobre amor que nos tenemos
y como niños bien vamos a amarnos
cerca del polo
ven, ven!


felanitx, mallorca, enero 2004

10 comments



las playas de la isla se han vaciado de turistas, en los antros se puede volver a bailar, pero en una granja de felanitx, a donde he venido a buscar no sé qué absurdo pasado de índole sexual, sucede la matança: tres tipos arrastran a un puerco, feo, pecoso, atado de los tobillos, hasta una plataforma; ahí, un granjero le jala la cabeza con un gancho; el cerdo piensa un segundo, deja de luchar, quién sabe por qué; el granjero encarna el cuchillo arriba del pecho y corta todo el camino hasta la barbilla; mana sangre; el puerco vuelve a luchar por sus últimos minutos, grita, aúlla; resbala, pero no sobre su sangre, que hay que recolectar, sino sobre su desesperación; luego muere. y ya. lo convirtieron en sobrasada, en chuletas, en chicharrones, en salchichón, en morcillas, en queso de puerco, en cualquier cosa. yo fumaba mientras. salimos inquietos de ahí; fuimos a deià, en auto, viendo las montañas acercarse a nosotros a 120 kilómetros por hora (catalina manejaba bien), y dejamos atrás el llano y subimos las imposibles carreteras de la tramontana: largas filas de algarrobos como tropeles de niebla; el paisaje de estos pueblos –banyalbufar o valldemossa–, construidos como terrazas pendientes de una sierra que desemboca en el mediterráneo, vertiginoso, se parecía a un clavadista a punto de lanzarse a un mar indiferentemente azul. nos detuvimos a comer en can jaume [vía arxiduc luis salvador s/n, deià]: caracoles con all’ioli y arroz brut, que trae puerco, pollo, cordero, azafrán; y la sencilla perfección de una lechona rostizada con papas. nos emborrachamos. subimos un poco más hasta un cementerio pequeñito. ahí estaba la tumba de robert graves, que decía nada más: “poeta. 1895-1985”. otro cigarro y entonces todo: yo, graves, catalina, el coche, los algarrobos, la sangre del cerdo, la plataforma, el gancho y el cuchillo, la piedra horizontal, todo es parte del paisaje.


mangos

28 comments


los mangos de arzak

he estado pensando en hacer algo sobre mangos, la fruta más feliz de la tierra. ando medio corto en referencias: hay un poema de eliot [bastante mamerto, francamente, pero algo es algo] que refiere las diferencias entre el hipopótamo y la iglesia verdadera: ésta ha sido cimentada en la roca, el hipopótamo es carne y güeso, frágil; el paso del hipopótamo puede errar, no el de la iglesia; cuando se ayunta el hipopótamo lanza ruidos extraños, en la iglesia, en cambio, oímos cantos de regocijo cuando se hace uno con dios. también trae esta estrofa:

the ’potamus can never reach
the mango on the mango-tree;
but fruits of pomegranate and peach
refresh the church from over sea;

hay un poema de graves sobre la rareza del tiempo de guerra; empieza así:

it’s hard to know if you’re alive or dead
when steel and fire go roaring through your head,

y luego dice:

one moment you’ll be crouching at your gun
traversing, mowing heaps down half in fun:
the next, you choke and clutch at your right breast—
no time to think—leave all—and off you go...
to treasure island where the spice winds blow,
to lovely groves of mango, quince and lime—
breathe no good-bye, but ho, for the red west!
it’s a queer time…

el mango: símbolo de un lugar feliz. [hablando de spice winds: me pregunto si en algún lugar de os lusíadas de camões habrá una referencia al mango, traído a occidente por los portugueses. recuerdo, eso sí, que menciona varias especias en una octava:

leva algũs malabares, que tomou
per força, dos que o samorim mandâra,
cuando os presos feitores lhe tornou:
leva pimienta ardiente que comprara:
a seca flor de banda nao ficou,
a noz, & o negro cravo, que faz clara
a noua ilha maluco, coa canella,
com que ceilao he rica illustre & bella,

que el conde de cheste tradujo así:

indios lleva consigo los mejores
de los que el samorim le hubo mandado
cuando volvió á las naves los factores;
lleva ardiente pimienta, que ha mercado:
ni de banda olvidó las secas flores:
la nuez y el negro clavo, que ha ilustrado
la isla maluco; y la canela rica,
que á ceilan enriquece y magnifica];

hay un párrafo de madhur jaffrey que va así: “en un año mágico un mango nuevo para nosotros apareció en el mercado: el alfonso, traído de la costa centro-occidental de la india, una zona que fue alguna vez colonia portuguesa. se veía como una versión pintada de un mango ideal, mítico, color naranja resplandeciente con trazos de rojo, verde y amarillo. entonces lo probamos: la carne amarillo naranja tenía la suavidad de la mantequilla y era más dulce que el más dulce de los duraznos. no había flaqueza en ese mango. nos quedamos pasmados.” hay algo por ahí en el ramayana; hay algo que dice que el lugar de meditación favorito del buda es a la sombra de un mango. hay un cuadro increíble de gaugin. debe haber algo en pellicer, algo en lópez velarde [no estoy seguro]. también hay una rola brasileña que se llama o manga [
clic] me he prometido escucharla. hay esto también:


¿me gusta el mango o es nada más una cifra de memorias enlazadas, dúctiles; me gusta su textura, su sabor a miel, su color amarillo brillante, mango, su nombre que resuena a pellicer, a pájaros color verde jungla de la india; me gusta entero, en trozos eróticos, me gusta chupar su hueso o yo invento que me gusta porque ya lo comía en 1975 y me recuerda no sé qué? en una casa de la colonia roma hay un cajón lleno de fotos: la familia en chapultepec, en tlaquepaque y zacatecas, fotos de un cumpleaños con cochinita pibil. hay una foto [tiene que haberla] de un niño, dos años máximo, risa total, manos, cara, pelo, camiseta, todo sucio, amarillo y pegajoso; junto a él están los restos de un mango. esa risa y ese mango son una afrenta y una mentada [inocente] dirigida específicamente a mí. quisiera hablar con ese niño, decirle deténte para siempre ahí y, claro, ofrecerle disculpas por lo que estoy a punto de hacerle a partir de ese día. él no iba a contestarme nada.



el mango de gaugin


  • EL PROFILE (COMPLETO)
    BREVE MANIFIESTO ANTROBIÓTICO

    THE SPECTATOR

    CLIC: BLOGS OF "NOTE"

    -------------

    DANZA CON LOBOS

    -------------

    ERECCIONES Y HUMEDADES LAS QUEJAS DEL JOVEN WERTHER PURA POESÍA TRADUCIR/SER OTRO DRUNK, THAT'S ALL GLOTONERÍAS ANYBODY FANCY A LINE? LA LISTA ANTROBIÓTICA

    -------------

    -------------

    ARCHIVO LECUMBERRI